Saltar al contenido.

Ante olvido gubernamental, brutal violencia en Iguala

*** Dos muertos, un herido, una casa atacada con granada y 2 narcomantas; durante la noche del miércoles y la madrugada de este jueves “santo”

*** “Los espartanos” imponen toque de queda y recrudecen la violencia que nunca cesó, pese a impresionantes operativos del Gobierno Federal, en Iguala

image

API

Iguala, Gro.- Ante el olvido gubernamental luego de un año en el que Iguala estuvo repleto de Gendarmes tras la masacre y desaparición de estudiantes registrada el 26 de septiembre de 2014, la violencia en Iguala se ha recrudecido con la llegada de un nuevo grupo criminal que pretende “adueñarse de la plaza”.

En las últimas 12 horas, entre la noche del miércoles y madrugada de este jueves, en plena “Semana Santa”, dos hombres fueron asesinadas y otro resultó herido en diferentes ataques armados. En uno de los hechos, el ataque fue con granada.

En tanto, aparecieron dos narcomantas con las que el grupo que se adjudica los ataques advierte de más violencia e intenta imponer un toque de queda en la  ciudad.

Los hechos

El primer hecho se registró en un sitio de taxis ubicado sobre la calle Huerto, esquina con Galeana, justo afuera de la central de autobuses “Estrella Blanca”, frente del mercado municipal “Adrián Castrejón”. Aquí, hombres armados atacaron a balazos al menos dos de los vehículos del servicio público dejando como saldo un taxista muerto y otro herido.

Junto al cadáver, los sicarios del grupo recién llegado que se hace llamar “Los Espartanos”, se dio el tiempo de dejaro un narco mensaje.

image

Este hecho se registró cerca de las 19:00 horas. Ciudadanos reportaron a las autoridades, por lo que llegaron elementos de la Policía Federal y Estatal solo para acordonar la zona y brindar seguridad a los peritos y el Ministerio Público que realizaron las primeras diligencias.

Así, mientras la víctima mortal fue llevada al Servicio Médico Forense (SEMEFO), el herido fue llevado a un hospital por paramédicos de Protección Civil.

El texto del mensaje dejado en el sitio sobre una cartulina, no se apreciaba por las manchas de sangre que le salpicaron.

El ejecutado fue identificado como David Franco Wences, de 26 años de edad, y el herido se identificó como Doroteo Espinoza de la Cruz, de 67 años.

Horas más tarde, cerca de las 23:00 horas se reportó a las autoridades mediante una llamada al número de emergencias 066, que hombres armados habían irrumpido en un domicilio ubicado en la colonia Fernando Amilpa, y habían disparado contra una persona.

Elementos policiacos se trasladaron al lugar pero al llegar solo encontraron dentro del domicilio, un hombre tirado y privado de la vida por arma de fuego, quien fue identificado como Jaime Núñez Jiménez.

Durante los primeros minutos de este jueves, una familia alertó a las autoridades sobre un ataque con granada en su domicilio.

Indicaron que una persona desconocida que se transportaba en motocicleta, habían arrojado dentro de su vivienda una granada de fragmentación, pero no estalló.

image

Los hechos se registraron en la calle Chabacano de la colonia Juan N. Álvarez, donde más tarde acudieron elementos seguridad de diferentes corporaciones, para desactivar el artefacto explosivo.

La familia mostró a las autoridades un video de la cámara de seguridad que tienen afuera de la vivienda, donde se observa a un solitario sujeto que se transporta en motocicleta, quien se detiene frente a la vivienda, saca un objeto de su ropa y la arroja al interior del domicilio.

En otro hecho, cerca de las 03:00 horas de este jueves se reportó a las autoridades mediante una llamada anónima al número de emergencias 066,  el hallazgo de una narcomanta colgada de una barda, a un costado de la escuela primaria “Revolución Mexicana”, cerca de la base de Bomberos.

Agentes policiacos se trasladaron hasta el lugar y confirmaron el hallazgo del mensaje plasmado en una manta cuyo mensaje no fue revelado. Solo se sabe que está firmada por el nuevo grupo delictivo llamado “Los Espartanos”.

Más tarde otra narcomanta fue localizada en la Comisaría Ejidal, firmada por el mismo grupo. Las autoridades tampoco revelaron en mensaje pero, antes del amanecer se supo que en las mantas se anunció un toque de queda.

“Atención atención se declara foco rojo. Toque de queda para toda la gente de Iguala, no queremos gente inocente muerta, ya que le declaramos la guerra totalmente a los siguientes carteles, Guerreros Unidos, Los Rojos, Familia Michoacana, Sierra Unida del Gobierno y a todo aquel que quiera entrar a todo Iguala hijos de su puta madre, esta plaza ya tiene dueño”, señala la primera parte del texto.

image

Y luego se agrega: “la guerra está declarada para toda su gente de Guerrero Unidos y para los que ya no están con ellos, los mataré, muerte como la escoria que son, el que no se alinee, ya se el gobierno a los que quieren su honor y traicionen su patria, a los que juran lealtad a la bandera y andan con sus trajes, daremos con todo porque estamos hartos de que anden con su putas perras mamadas, les declaramos la guerra a todos y no descansaremos hasta ver limpia la ciudad, les ofrezco una disculpa a los ciudadanos de Iguala por esta bola de violencia que va a empezar, pero hay tanta delincuencia que se lleva a gente inocente y su confianza es en el gobierno y demandas a la delincuencia, después el gobierno te desaparece como si fueras nada”.

“Nosotros un día confiamos en nuestro gobierno de nuestro país, pero la fe se fue cuando levantaron a nuestra familia, pero me di cuenta que para vivir hay que hacer la guerra, solo necesitamos confiar en dios, pero él es quien nos puede juzgar, así que agárrense a toda esa puta gente pendeja, somos gallos jugados que sabemos enfrentarnos a nuestro destino y si lo hacemos es porque ya entramos, estamos hartos de esas mamadas de esa gente que solo hacen, es causar daños, pánico al pueblo, el dolor que nosotros pasamos y no queremos que les pase, que quede claro, no somos una organización, somos Los Espartanos, para que la gente esté dispuesta a matarse por su gente y por su pueblo, después de la tormenta viene a calma por eso empieza la limpia, esto va para la gente de Los Nilos, quienes les pagan una buena cantidad a los federales”, se lee en el texto.

Y más adelante de agrega: “los siguientes números son de la #12218, #17218 #17219 #17220 #17221 #17222 #17224 y #17225, estas patrullas son donde andan Gerardo, el comandante “El Tecla”, los cuales cargan  a uno apodado “La Marranita” que se llama Víctor Mandes, quienes los hacen pasar como testigos protegidos, los nombres de quienes andan en estas patrullas son, Gerardo Rosales Domínguez, Juan Días Huerta, Sergio Alan Mondragón, Alberto Santiago Cruz, Antonio García Salgado, quienes andan como policías federales, quienes protegen a los Guerreros Unidos, a ver si así como protegen a esos mierdas, a los vende drogas, a los halcones, a las organizaciones de los vehículos, a comerciales y a todo aquel involucrado con estas ratas, extorsionadores, secuestradores, chismes, ozicones y todo aquel que anden robando y asaltando, que abriente el orden, todos están ya ubicados y los que no pronto lo estarán, espero bola de niñas al fin y al cabo que para morir nacimos, ya la ley es matar o morir”.

image

El mensaje está firmado por “Los Espartanos” y dirigido también a la ciudadanía de Taxco, Ixtapan de la Sal, Mezcala, Teloloapan, Apaxtla y Cocula. “Cuando sientan la verga pronto estaremos en Chilpancingo Guerrero, México, DF, Puebla y Cuernavaca, pronto estaremos limpiando como lo vamos haciendo con hechos y con señas, más que palabras, así que no olviden pendejos, ya estamos aquí y de aquí nos sacan verga, así que listos para la guerra putos”, dice la última parte del texto.

Iguala después de Ayotzinapa

La ciudad de Iguala fue una de las más vigiladas de el país luego del 26 de septiembre del 2014 cuando policías municipales y miembros del grupo delictivo “Guerreros Unidos”, persiguieron y atacaron brutalmente a normalistas de Ayotzinapa que habían venido a recaudar fondos para acudir a la Ciudad de México el 02 de octubre a las protestas de conmemoración de la matanza de estudiantes en Tlatelolco, ocurrida en 1968.

La llegada de los estudiantes a esta ciudad coincidió con el informe de la primera dama, la señora María de los Ángeles Pineda Villa cuya familia estaba relacionada (y se sabía públicamente) con el grupo “Guerreros Unidos”.

De acuerdo a investigaciones oficiales, policías municipales y sicarios de este grupo criminal creyeron que los normalistas pretendían protestar y causar disturbios durante el informe, motivo por el cual los persiguieron hasta acorralarlos, asesinando a tres de ellos de forma brutal (uno desollado) y privando de su libertad a 43 más que aún no aparecen, a un año y medio de distancia.

Como daños colaterales de esta acción brutal hubo tres personas más que fueron ejecutadas y varias más heridas. Entre las víctimas también están miembros del equipo de futbol “Los Avispones”, de Chilpancingo, que se habían enfrentado esa noche del 26 de septiembre contra el equipo local de la tercera división profesional de la liga mexicana.

image

Hoy, el móbil de los hechos no es claro y las investigaciones del Gobierno Mexicano a través de la Procuraduría de la República se han ido desmoronando, pero después de aquel 26 de septiembre se llenó de Gendarmes y Policías Federales a la ciudad de Iguala, y se pretendió desmantelar al grupo Guerreros Unidos, cosa que no se logró pues sigue operando en el municipio. Solo se pudo debilitarlo cob la detención de algunos de sus líderes.

La Gendarmería y PF mantuvo una fuerte presencia durante casi un año, aunque su estancia aquí fue bastante criticada ante los pocos resultados que mostraron. En ese año no se pudo hacer sentir confianza entre los igualtecos porque la violencia nunca cesó.

Y lejos de terminar con la delincuencia, la presencia de Policías Federales y desmantelación de la Policías Municipal, sirvió para que otros grupos como “Sierra Unida”, “Los Rojos” y “La Familia Michoacana” pudieran penetrar en Iguala a disputarse la plaza contra los “Guerreros Unidos”, debilitados por el Gobierno Federal.

Esta agrupación criminal mantenia el control total en la ciudad desde 2009. Sus filtros de seguridad eran impenetrables porque utilizaban a la autoridad local para financiarse y a la Policías Municipal para volver institucional, su defensa de la plaza. Desde poblaciones a 40 minutos de distancia empezaban a vigilar a cualquier persona que quisiera entrar al municipio.

La ciudadania entró en cierta conformidad porque policías y sicarios se encargaban de evitar los asaltos, robos a casa-habitación y todo tipo de delincuencia común, pero el precio era caro. Los propios policías y miembros de la organización se apoderaron del negocio del secuestro y extorsión, así como el tráfico de drogas.

En el caso del secuestro, las víctimas generalmente eran foráneas, gente que cruzaba por Iguala solamente o turistas, y en el cobro de piso, se respetaba a algunos empresarios, porque el presidente municipal, José Luis Abarca Velázquez era empresario y él mismo los financiaba desde las arcas del Ayuntamiento; recurso que debería haber sido destinado a programad sociales u obra pública, o seguridad.

Así vivió Iguala durante lo que duró el trienio José Luis Abarca y su antecesor Raúl Tovar Tavera, uno del PRD y otro del PRI.

Pasada la noche de Iguala, como se le conoce ahora a los hechos sangrientos de aquel 26 de septiembre, los policías municipales fueron quitados de sus funciones y entró la Gendarmería y Policía Federal que un año después terminó abandonando la ciudad y dejando la responsabilidad en manos de la Policía Estatal cuya presencia es mínima, pero además, ésta corporación operó desde antes del caso Ayotzinapa, junto con la Municipal.

image

Y aunque aún hay presencia de la Policía Federal, también son pocos los elementos, insuficientes para dar seguridad a una población de más de 200 mil habitantes, pero además, persiste la desconfianza en estas corporaciones que ya han sido señaladas de transportar a miembros de los Guerreros Unidos en sus unidades, justo como lo hacían los Policías Municipales.

Hoy la cabecera municipal y comunidades de Iguala están desprotegidos y atemorizados por la llegada de un nuevo grupo criminal que ha recrudecido la violencia que, nunca cesó. (Agencia Periodística de Investigación)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: