Saltar al contenido.

Quetzalcoatlán llevaba cuatro meses sitiado, antes del ataque que dejó seis muertos

*** “Nos fue a matar gente que habla nuestra propia lengua”: sobreviviente

Imagen6 (5)Bernardo Torres/API

Zitlala, Gro.- Antes del ataque que dejó un saldo de seis personas muertas, tres heridas y que provocó la huida de al menos 60 personas, la comunidad de Quetzalcoatlán, vivió asediada y en estado de sitio por parte de pobladores de Tlaltempanapa a quienes vinculan con un grupo delictivo.

Uno de los habitantes de dicha comunidad indígena a quien le fueron asesinados dos hermanos, un hijo y un sobrino, rompió el silencio, pues desde ayer los pobladores manifestaban que desconocían el móvil y quienes pudieran ser los responsables de dicha masacre.

Reconoció que a pesar de ser “viejos” tienen miedo a perder la vida, como ocurrió con sus familiares durante el asalto del pasado miércoles durante la madrugada y piden a las autoridades frenar esta ola de ejecuciones que dice “pretenden acabar con toda la comunidad”.

Expuso que las autoridades municipales y estatales tenían conocimiento sobre la situación que se vivía en las comunidades de Zitlala, donde al menos dos grupos de la delincuencia se disputan por medio del terror la zona para traficar drogar, pero no actuaron a tiempo.

Y es que para llegar a la cabecera municipal, donde generalmente realizan sus compras, como despensas, ropa y medicinas, tiene que pasar forzosamente por las comunidades de Tlapehualapa y Tlaltempanapa, donde opera un grupo de la delincuencia organizada, sobre el cual no quiso abundar.

Sin embargo de acuerdo con los hechos que se han suscitado en los últimos meses en los municipios de Zitlala y Chilapa se ha exhibido la presencia de dos grupos; Los Rojos y Los Ardillos.Imagen7 (3)

Este último grupo hizo su irrupción a la ciudad de Chilapa el 09 de Mayo de 2015, con un grupo de al menos 300 hombres armados que se presentaron como “comunitarios” y durante cuya estancia desaparecieron más de 30 personas en el municipio, de quienes hasta la fecha se desconoce su paradero.

Mediante ejecuciones masivas, vehículos incendiados e irrupciones armadas, replegaron a “Los Rojos” hacia la cabecera municipal de Zitlala de donde en las últimas semanas también han sido replegados hacia las comunidades, tomando el control de varias de ellas y los que no se someten son hostigados y hasta asesinados.

El poblador anónimo, relató que desde el mes de septiembre “gente mala” llegó a Tlaltempanapa y pretendían obligar a los habitantes de Quetzalcoatlán a trabajar para ellos, pero la mayoría de la gente se negó, por lo que empezaron a impedirles el paso hacia Zitlala.

“Si te ven en alguna camioneta, te bajan y te preguntan quién eres, de dónde vienes y si dices que de Quetzalcoatlán, ah entonces desos mero queremos y te bajan y ahí lo matan y ya no regresan, por eso nosotros tenemos miedo, ya no venimos a comprar desde septiembre ya no nos dejan pasar aquí en Tlaltempanapa”, denunció.

Semanas después cuando intentaban pasar por la comunidad eran interrogados y al principio sólo eran golpeados, posteriormente varios fueron asesinados y el paso les fue cerrado de manera definitiva.

Sobre las entradas y salidas de Tlaltempanapa fueron colocadas barricadas a manera de zigzag, para evitar el paso a vehículos desconocidos.

“Ya hicieron un montón de trampas en la carretera, ya no se puede pasar ni en camioneta ni en nada, unos montones de piedra en todas partes, en su pueblo aquí en la orilla, ni pasar rápido no se puede” describió

A raíz de esto, dijo, la gente dejó de salir de su comunidad y muchos sobrevivían con lo poco que sembraban y otros se arriesgaban a caminar a otras comunidades más lejanas en busca de víveres para su familia.

Imagen8 (2)Responsabilizan a la gente de Tlaltempanapa de la irrupción armada que dejó un saldo de seis personas muertas “si fueron ellos los que nos fueron a matar”, sentencia.

“Ellos fueron personalmente a nuestras casas a matarnos, a las seis de la mañana llegaron, la gente estaba durmiendo” recuerda, incluso entraron a sus casas y se llevaron los poco tenían, como los televisores digitales que les otorgó el Gobierno Federal hace unos días.

Durante la irrupción dijo, lograron reconocer algunas voces de quienes irrumpieron en la comunidad y pudieron identificar que también hablaban náhuatl, “hablaba náhuatl, hablaban como nosotros”; a la vez que amenazaban con regresar a matar a todo el pueblo. (Agencia Periodística de Investigación)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: