Saltar al contenido.

Masacran a familia en Polixtepec, donde han rogado al Gobierno que atienda la violencia  

*** Llevan en ese poblado dos meses de terror; esta vez fueron atacados con granadas

*** No hay servicios de salud, educación y transporte; los campesinos han abandonado sus cosechas mientras las familias han empezado desplazarse buscando salvar sus vidas  

9Bernardo Torres/API

Polixtepec, Guerrero.- En un nuevo episodio de violencia en la comunidad de Polixtepec, municipio de Leonardo Bravo, en la sierra de Guerrero, cuatro personas fueron asesinadas por un comando armado, las cuales murieron calcinadas al interior de sus viviendas.

Según relatos, decenas de hombres armados arribaron a la comunidad enclavada en la parte alta de la sierra, rafaguearon durante varios minutos las viviendas, posteriormente lanzaron granadas y les prendieron fuego, sin que la familia pudiera salir y perdieron la vida en medio de las llamas.

Las personas que fallecieron en el ataque son todos de una sola familia; una mujer de 45 años de edad, que respondía a nombre de Cristina Vega Barragán, sus tres hijos; Gloria, Adán e Izael Barragán Vega de 23, 18 y 16 años de edad respectivamente, mientras que el padre de esta familia, Héctor Barragán Arellano se dio a la fuga.

Las tres viviendas que eran en su totalidad de madera, lámina de cartón y de aluminio fue consumida en su totalidad por las llamas, reduciendo muebles y enseres a cenizas.

“Se oían gritos, se oían balaceras, luego explosiones, lo único que hice fue esconderme en la casa de otra vecina”, narró uno de los habitantes.

Debido al temor que priva en los habitantes de dicha comunidad, ningún poblador salió para verificar lo que ocurría y se ocultaron en sus propios hogares, pues dicen, que dicho grupo no respeta la vida ni la integridad de ninguna persona.

En estos mismos hechos, fue sacada otra de persona del interior de su domicilio, a quien se llevaron frente a su madre y se encuentra en calidad de desaparecido; esta persona respondía a nombre de Norberto Nava Barragán, originario de esta comunidad.

“Todo estaba lleno de hombres armados, ya no pude ver cuando se llevaron a mi hijo, solo a eso vinieron a atacar y llevárselo, estuvieron desde las 11:00 de la noche hasta las 02:00 de la mañana”, dijo.4

La madre del joven pidió a las autoridades acudir a buscarlo, aunque cree que no lo encontrará vivo “sería una bendita suerte que lo llegue a encontrar vivo”.

Señala que desde hace varios meses la gente vive en el terror, viven prácticamente escondidos y cada vez que llegan hombres armados, “levantan” y asesinan gente, en total impunidad.

Al filo de las 16:00 horas arribaron a la comunidad un convoy de ocho patrullas de la Policía del Estado, dos de la Policía Ministerial y peritos del Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado, pero los cuerpos ya habían sido levantados por sus familiares.

La familia impidió que los cuerpos fueran trasladados al Semefo de Chilpancingo, y prefirieron dejarlos en la comunidad para darles sepultura.

Van dos meses de terror en Polixtepec, sus habitantes viven secuestrados.

La comunidad de Polixtepec lleva alrededor de dos meses viviendo el terror que siembran las bandas del crimen organizado que se disputan el control de la zona, para el tráfico y siembra de enervantes, como la Marihuana y la Amapola.

Durante este tiempo se han registrado al menos tres hechos violentos, como el asesinato del comisario y su secretario, el pasado 04 de noviembre, cuando se dirigían hacia la comunidad de Filo de Caballos, pero en el camino fueron emboscados y su vehículo lanzado a un barranco.

Días después, el 06 de noviembre, la policía comunitaria de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) irrumpieron en Polixtepec y otras comunidades en busca del grupo criminal que lideran los “Hermanos Villalobos” a quien atribuyen la ola de violencia.

7Tras varios enfrentamientos que dejaron tres presuntos delincuentes muertos y unos siete comunitarios heridos, fueron expulsados de esta comunidad y replegados hacia los poblados de El Naranjo y Ojo de Agua, del municipio de Heliodoro Castillo.

Durante al menos dos semanas, la policía comunitaria vigilaba las comunidades, pero tras ser desarmados por elementos del Ejército Mexicano se retiraron de la zona, dejando nuevamente a este poblado a merced del grupo criminal.

El día 16 de noviembre, al quedarse solos, 49 comunidades bajaron a Chilpancingo para exigir seguridad a los tres niveles de Gobierno, donde el gobernador, Héctor Astudillo se comprometió que al día siguiente se implementaría un operativo en el que participarían la Marina Armada de México, Policía Federal y Estatal.

Sin embargo, al platicar con los pobladores, señalaron que dicho operativo jamás llegó a los pueblos y que solo el Ejército estuvo por un periodo de ocho días, pero posteriormente sin informar nada a la comunidad se retiraron y las consecuencias fueron hoy el asesinato de una familia.

Relataron que desde hace dos meses la comunidad está paralizada por el miedo; no hay clases en las tres escuelas, prescolar, primaria y telesecundaria, pues los maestros no suben por temor a ser víctimas de la delincuencia organizada, misma situación que ocurre con el centro de salud.

Los campesinos incluso, han abandona sus cosechas, porque no pueden salir al campo, las siembras de maíz, frijol, calabaza y jitomates ya se echaron a perder por la falta de atención y los alimentos escasean en la comunidad.

Dicen que debido a la omisión por parte de las autoridades, están prácticamente en estado de sitio; las carreteras son peligrosas y además la única urvan que servía como transporte público, les fue quitada hace dos meses, dejándolos sin posibilidad de abandonar la comunidad.

Las familias son numerosas y aunque abandonen el poblado no tienen a dónde ir, pero al menos 5 familias ya se fueron de la comunidad buscando salvar sus vidas.

“Quisiéramos vivir tranquilos, no somos gente de problemas, queremos que el gobierno nos brinde seguridad, que busquen a los responsables de estos hechos” piden los pobladores al borde de la súplica.

Se siente molestos, porque el gobierno les prometió seguridad, pero a más de dos semanas de dicho compromiso el pueblo sigue en total indefensión, y el riesgo de una nueva incursión es latente.

Polixtepec es una comunidad de apenas 300 habitantes, que están dicen ellos “secuestrados en su propio pueblo”, ni siquiera pueden denunciar porque si lo hacen podrían correr la misma suerte que el comisario, o incluso lo que ocurrió esta madrugada con la familia incinerada. (Agencia Periodística de Investigación)

8 6 5

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: